CUNY Home

La Ley de los Soldados

Super Estrella de la Educación Superior

Colin Powell se inscribió en el programa ROTC del Ejército en City College de Nueva York en 1954 y se graduó en 1958. Ascendió los escaños hasta llegar a ser presidente de los Jefes de Personal Unidos y luego sirvió como ministro de relaciones exteriores.

El equipo femenino de arquería de la Universidad de Dakota del Sur, hacia 1930.

El final de la Segunda Guerra Mundial desató una explosión en la enseñanza superior. La chispa para ese cambio fue la aprobación de la Ley de los Soldados (G.I. Bill) en 1944, la cual proveía a los veteranos con una generosa ayuda financiera para la matrícula y gastos de domicilio. Hacia 1947, el 49% de todos los estudiantes universitarios eran veteranos y casi la mitad de los dieciséis millones de los veteranos que cumplían los requisitos se habían beneficiado de la Ley de los Soldados para la enseñanza superior o el entrenamiento laboral cuando ésta terminó en 1956.

La Ley de los Soldados cambió notablemente a los Estados Unidos, abriendo el acceso a la educación para millones de estadonunidenses y ayudando a crear la clase media moderna. Pero el aumento de oportunidades no fue universal. Muchos veteranos afroamericanos no podían asistir por las deficiencias de la educación inferior estilo Jim Crow que habían recibido anteriormente. Los que tenían diplomas de enseñanza secundaria estaban limitados a las universidades históricamente de negros que estaban atestadas y sin fondos suficientes, y que a menudo carecían de los programas en artes liberales accesibles en las instituciones predominantemente de blancos.

Las mujeres también se enfrentaban a muchas barreras. De las 350,000 veteranas de la Segunda Guerra Mundial, sólo 2.9% asistieron a la universidad bajo la Ley de los Soldados. Muchas mujeres no sabían que cumplían los requisitos, y la cultura de la postguerra y la política social instaba o forzaba a las mujeres a no buscar trabajo, poniendo énfasis en sus papeles como amas de casa, esposas y madres.

La Ley de los Soldados se ha renovado repetidas veces desde 1944, más recientemente en 2008. También sentó un precedente para el importante papel del gobierno federal en el financiamiento de la educación. Comenzando en 1964 como parte del Acta de Derechos Civiles, el gobierno federal dependió cada vez más de la ayuda financiera para permitir que las universidades fueran asequibles y más accesibles. Les dio la prioridad a los estudiantes menos atendidos, ya que la mayor parte de los programas federales de ayuda al estudiante estaban diseñados para enfrentar las necesidades fianancieras. El ápice de esta tendencia fue la reautorización en 1972 del Acta de Enseñanza Superior, cuyos programas incluían las becas Pell y oportunidades de estudio-trabajo y préstamos.

Este enorme influjo de estudiantes ha cambiado el balance entre las instituciones privadas y públicas. Antes de la Ley de los Soldados, el mismo era de 50-50, pero las universidades públicas absorbieron la mayor parte de los nuevos estudiantes, convirtiéndose en el componente dominante de la educación superior. Hoy cerca del 80% de todos los estudiantes universitarios asisten a universidades públicas.

Estudiante con su esposa e hija en un recinto residencial después de la Segunda Guerra Mundial en la Universidad de Maryland, hacia 1946.

Panfleto preparado por la Asociación Histórica Estadounidense para el Ejército de los Estados Unidos con la intención de preparar el país para la postguerra, 1944.

Estudiantes entrando a la Aldea de los Soldados en la Universidad Estatal de Ohio, 1946.

El veterano de la Segunda Guerra Mundial Manuel Durán, 80, celebra con otros veteranos en la Universidad Comunitaria de Nuevo Mexico Central a medida que reciben sus certificados de secundaria, 2007.

El Parque de Casas Rodantes Windcrest en la Universidad Estatal de Pensilvania, 1946.