CUNY Home

Las Artes

Super Estrella de la Educación Superior

George Weissman, importante filántropo de las artes y graduado de City College de Nueva York donó 10 millones de dólares a la Escuela de Artes y Ciencias George y Mildred Weissman.

El Cuerpo de Danza de SUNY Purchase baila “Elevación” de Doris Humphrey durante Danza en los Estados Unidos: los Primeros Años que tuvo lugar en SUNY Purchase, 1981.

El primer informe sobre una función de teatro en una universidad estadounidense fue una obra en Harvard en 1698, seguida de una producción en William y Mary en 1702, pero durante gran parte del siglo 18 el estudio de las artes no existía en el mundo académico. Para el siglo diecinueve, la instrucción musical, las funciones de teatro y baile, y especialmente de música, se volvieron más comunes. A principios del siglo veinte, principalmente después de la Segunda Guerra Mundial, las universidades públicas crearon departamentos académicos para enseñar las artes escénicas, así como las bellas artes, tales como la pintura, la escultura y el cine. En la Universidad de Wisconsin, por ejemplo, el primer programa de baile abrió en 1917 y llegó a ser una especialidad oficial en 1926. Hacia 1969, 110 instituciones de enseñanza superior tenían especialidades o concentraciones en baile.

El arte de enseñar escritura creativa o poética comenzó a florecer cuando el Taller de Escritores de la Universidad de Iowa inauguró su programa de escritura creativa en 1936. Hoy en día muchas universidades a lo largo de todo el país ofrecen una especialidad o concentración en ese campo. Los programas de escritores residentes también abundan.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchas universidades públicas desarrollaron museos de arte y centros para las artes escénicas. Esos centros ubicados en pequeños pueblos y ciudades se volvieron el foco de las artes tanto plásticas como escénicas, facilitando un escape para las obras de los profesores y estudiantes a medida que ofrecían un espacio para las exposiciones itinerantes, espectáculos rodantes, y, en muchos casos, colecciones permanentes de museos. Esos espacios juntaron al pueblo y la academia y desempeñaron un papel vital tanto para la institución como para los pueblos y ciudades donde se encontraban.

Estudiantes de la Universidad de Rhode Island se dedican a una exploración de formas bidimensionales en una clase de estudios coreográficos, hacia 1960.

Rafael Rivera García parado delante de su mural del educador puertorriqueño Eugenio María de Hostos en Hunter College, hacia 1990.

“La vida de la mente,” creada por los estudiantes del profesor Rikki Asher, Queens College, CUNY, hacia 2008.