CUNY Home

Las Mujeres y la Enseñanza Superior

Super Estrella de la Educación Superior

Mina Rees, egresada de Hunter College, fue jefa de la rama de matemáticas de la Oficina de Investigación Naval y presidenta fundadora del Centro de Estudios de Postgrado de CUNY.

Estudiantes universitarias en la Universidad del Estado de Arizona participan en el programa Hacia Arriba (Upward Bound) hacia 1970.

Los hombres "le han negado las facilidades de una educación completa, cerrándole el acceso a todas las universidades." - Declaración de Sentimientos, Convención de Derechos, de las Mujeres de Seneca Falls , 1848

Cuando Elizabeth Cady Stanton and Lucretia Mott escribieron estas palabras, pocas universidades les abrían las puertas a las mujeres. Más tarde abrirían otras universidades para mujeres, pero las universidades públicas, las universidades de concesiones de tierras, y las escuelas normales les brindaron más oportunidades a las mujeres después de la Guerra Civil. El crecimiento de las escuelas públicas y la necesidad de maestros llevó a un crecimiento en la inscripción de las mujeres, a quienes se consideraba especialmente aptas para el cuidado y la educación de los niños. No por casualidad, también los distritos escolares podían pagarles mucho menos a las mujeres que a los hombres.

Los estados se aproximaban al tema de la educación de las mujeres en el siglo diecinueve de dos maneras. Las universidades estatales en el medio oeste y el oeste, como las universidades de Michigan y California, se volvieron coeducacionales, los estados del sur crearon universidades separadas para las mujeres, tales como La Universidad del Estado de la Florida Para Mujeres. En el nordeste, Nueva York abrió la Escuela Normal (luego denominada Hunter College) en 1870 como hermana de City College. Rutgers, una universidad de concesión de tierras que se volvió pública en 1945, estableció la Universidad de Nueva Jersey Para Mujeres en 1918. Hacia 1970 la desegregación sexual había terminado en la mayor parte de las universidades estatales.

Las oportunidades para las mujeres en la primera mitad del siglo veinte estaban limitadas a profesiones tradicionalmente relacionadas con el cuidado y la crianza como la enseñanza, la enfermería y la economía doméstica. Eran una minoría estudiantil que cambió drásticamente después de la Segunda Guerra Mundial cuando las mujeres tomaron ventaja del auge en la construcción de universidades durante los 1950 y 1960. En 1950 las mujeres constituían el 32% de todos los estudiantes universitarios, llegando a ser el 57% a principios del siglo 21. El movimiento de la mujer y la creciente demanda de trabajo de parte de las mujeres creó mayores oportunidades para las mujeres, muchas de las cuales escogieron profesiones tradicionalmente masculinas, como medicina y derecho. Aunque las mujeres no están adecuadamente representadas como grupo en ciencias y matemáticas, ahora reciben notas más altas que los hombres, y muestran un índice más alto de graduación.

Estudiantes universitarias en la Universidad del Estado de Arizona participan en el programa Hacia Arriba (Upward Bound) hacia 1970.

Maestra estudiante/batonista en el recinto de SUNY Brockport al frente de una marcha con sus estudiantes, hacia 1955

Estudiantes saliendo de la Universidad Normal (ahora Hunter College) en Park Avenue, Nueva York, 1890.

Estudiante con un bebé, Universidad Comunitaria LaGuardia, hacia 1980.

La notable aviadora Amelia Earhart, consejera de estudiantes en la Universidad Purdue, Indiana, sentada encima de su avión Lockheed Electra, 1936.